You can also leave your comment or ask any question in english.

martes, 24 de abril de 2012

Un recuerdo para Don Mario Roso de Luna

El pasado domingo recibimos en Logrosán la visita de varios miembros de la Sociedad Teosófica. Quisieron agradecernos el apoyo que este Ayuntamiento prestó a su sociedad con motivo de la celebración de las Jornadas Ibéricas que celebraron en El Escorial (Madrid) en abril de 2011 y para ello nos dejaron esta placa, dedicada a Roso de Luna, para que permanezca junto a su recuerdo y sus manuscritos en el museo de su pueblo natal.
Trajeron además otros dos regalos cuyas fichas bibliográficas pongo a continuación y que quedan en el museo disponibles para consulta para todos aquellos interesados.


Eduardo, Alfonso. "La Masonería Española en Presidio". 1983.
Abadía Álvarez, José Francisco. "José María González Gamonal. 1892-1936". 2012.

Queremos hacer llegar toda nuestra gratitud a José Francisco Abadía que sabemos que ha regalado su libro especialmente para este museo y a la Sociedad Teosófica de España, a través de la Rama Ceres de Cáceres.


5 comentarios:

  1. Enhorabuena. Todos los actos que honren la memoria de Mario Roso de Luna son dignos de mención. Por cierto, me gusta el estilo de la pagina web.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José. Olvidarle supondría una pérdida irreparable para Logrosán.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me uno a vuestros comentarios. Creo que Mario Roso de Luna merece una mención especial de todos nosotros, y como extremeños, tenemos más razones que nadie, puesto que en esa época, la presión clerical impidió que diera conferencias o fuera homenajeado en su tierra. No obstante él siempre buscó los medios para que nos llegaran las enseñanzas teosóficas en beneficio de su querida Extremadura.
    Al mismo tiempo, vale la pena mencionar, lo que se llevo de su pueblo, al irse de allí:

    “Una flor, la ultima del jardín…
    Un beso largo y profundo de aquel suelo consagrado por tradición familiar.
    Un paseo nocturno…
    Un poquito de tierra recogida y un adiós…
    Llevaba con la tierra consagrada aquella, la levadura moral de mis mansiones futuras.”

    Tal fue el amor de Mario Roso de Luna… y sin embargo, sigue siendo desconocido…
    Gracias Mari Paz.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vosotros por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  5. Dicen unas palabras del Maestro KH: "La ingratitud no es uno de nuestros defectos".
    Esperamos haber contribuido a subsanar el ingrato olvido que durante décadas hubo hacia uno de los teósofos que dejó huella y obra para los que llegamos después.

    Clarisa Elósegui Navarro

    ResponderEliminar